Macanudo de Liniers

Macanudo de Liniers
"¿Y si no fuésemos otra cosa que los brazos de una voz?" Decir. Maliyel Beverido

miércoles, 29 de junio de 2016

Bajo la almohada


Sei Shonagon plasmada en un dibujo mientras escribía una de sus listas
 y servía a Fujiwara no Sadako.

La literatura japonesa no es milenaria sino tardía y tiene la peculiaridad de que las obras maestras iniciales de su narrativa están escritas por mujeres. El libro de la almohada de Sei Shōnagon fue escrito entre finales del primer milenio de nuestra era y comienzos de la segunda.

Dueñas de un nuevo sistema de expresión, las mujeres fueron las protagonistas de la literatura, porque lo literario circulaba en ámbitos predominantemente femeninos con audiencias exclusivas que gustaban de los diarios y las memorias, el intercambio de poemas y los acertijos literarios.

Sei Shōnagon, la autora de éste maravilloso libro, aparece como una mujer que demuestra su superioridad intelectual ante cualquiera que se le aventure en una conversación, dentro del marco de una sociedad donde hombres y mujeres comparten cierta camaradería. Una mujer de mundo, inteligente, cultivada, también un poco cínica, manifiesta siempre sus gustos y predilecciones. Ella es la pionera de un género propio de la literatura japonesa, vigente hasta nuestros días, Zuihitsu (al correr el pincel), es decir, el ensayo fugaz y digresivo. Shōnagon evoca emociones, transfiere observaciones, detalla apuntes de su vida, escribe poemas con una gran unidad estética  y conceptual.

Makura no Sōshi  o El libro de la almohada,  fue el diario personal de  Sei Shōnagon, el cual,  guardaba bajo la cabecera de su cama (la costumbre japonesa de la época era guardar en las almohadas, que eran de cerámica o de madera huecas, los diarios íntimos, de ahí el nombre del libro). El libro de la almohada está compuesto por una serie de listas en las que la autora enumera elementos de su realidad cotidiana.

Cabe mencionar que, a pesar de su importancia, la vida  de Shōnagon es poco conocida. Se sigue discutiendo sobre su nombre real, aunque la opinión más extendida es que es Kiyohara Akiko. Su sobrenombre está formado por la combinación de un título protocolario ("Shōnagon", tercer subsecretario de Estado) y un apellido familiar ("Sei" es la pronunciación china del carácter con que se escribe la primera parte del apellido de la autora, "Kiyohara", que significa "campo puro")

Imagen que representa a Sei Shonagon
Era hija del poeta Kiyohara no Motosuke. Gracias a la destacada situación de su padre, logró convertirse en dama de compañía de la emperatriz consorte Fujiwara no Sadako, esposa predilecta del emperador Ichijō. Presumiblemente se casó o convivió con Tachibana no Norimitsu, con el que tuvo un hijo, Tachibana no Norinaga. También se desposó con Fujiwara no Muneyo y de esta unión tuvo una hija, Koma no Myobu. Por otra parte, se le atribuyeron numerosos amantes.

Además de El libro bajo la almohada, ella compuso la colección de poemas Sei Shonagon-shu. Es, también, una de las poetisas que parecen en el Ogura Hyakunin Isshu, juego de cartas tradicional en el que son fundamentales la memoria y los conocimientos poéticos de los participantes.

***


A continuación, comparto un fragmento de su obra más conocida:

*Es bastante tarde y una dama está esperando a un visitante esa noche. Como oye finalmente un golpeteo furtivo, envía a su criada a abrir el portón y espera excitada. Pero el nombre anunciado es el de alguien que no tiene el menor interés. De todas las cosas deprimentes ésta es de lejos la peor.

*Es un día de lluvia y me aburro. Para pasar el tiempo, comienzo a mirar papeles viejos. Y entre ellos encuentro las cartas de un hombre al que una vez amé.

*Cuando visité el templo Bodai para escuchar las Ocho Lecciones para la confirmación, recibí este mensaje de un amigo:
“Por favor, ven pronto. Las cosas son muy monótonas sin ti.”
Yo escribí mi respuesta en un pétalo de loto:
Aunque me ordenes ir
¿cómo podré abandonar estas hojas de loto húmedas de rocío
Y regresar a un mundo tan lleno de pena?

*Tan sofocante era el calor del Séptimo Mes que hasta de noche se mantenían las puertas y las celosías abiertas. En este tiempo es delicioso levantarse cuando la luna brilla y observarla. Disfruto incluso cuando no hay luna. Pero levantarme en medio de la oscuridad y ver la pálida astilla de la luna en el cielo…bueno, no es necesario que diga cuán perfecto es eso.

*Es de noche y una mujer yace en la cama luego de que su amante se retira. Está cubierta hasta la cabeza con una ligera prenda color malva forrada de violeta oscuro; las tonalidades del exterior y del interior e su ropa son frescas y brillan. La mujer, que parece despierta, viste un ropaje sin forro de color naranja y un pantalón carmesí de una seda pesada, cuyos cordones desatados cuelgan a un costado. Su cabello en pesadas trenzas se organiza en cascadas, y se puede imaginar lo largo que ha de ser cuando cae libremente sobre su espalda.

*El árbol del paraíso es feo, pero sus flores me parecen bonitas. Siempre se les ve el quinto día del Quinto Mes, y hay algo encantador en estas pequeñas flores secas, de manera estrambótica.

*Si me decidiera a escribir todos mis pensamientos sobre las grullas, quedaría agotada. Qué magnífico cuando éste pájaro suelta su grito que alcanza el cielo.

*Dijo Yukinari, avanzando, “por fin he conseguido verte completamente. Me dijeron que el rostro de una mujer es especialmente atractivo cuando se levanta a la mañana. Por eso vine, con la esperanza de una oportunidad para espiar en las habitaciones de las damas y ver algo interesante. Yo ya estaba observándote cuando Sus Majestades estaban aquí, pero nada sospechaste.”

*Detesto que un hombre educado que visita a una mujer de alto rango la llame de tal modo que todos se den cuenta de que su trato es íntimo con ella. Por más que conozca su nombre, debe farfullarlo apenas, como si no lo recordara.

*Para encontrarse con el amante el verano es la estación apropiada. En verdad, las noches son muy cortas y la claridad avanza antes que una haya pegado un ojo. Como todas las celosías quedan abiertas, permaneciendo acostados se puede ver el jardín en el frío aire matinal.

*Quedan aún algunas caricias que intercambiar antes de que el caballero se retire, y mientras murmuran cosas, de repente se escucha un ruido sordo. Por un instante están seguros que han sido descubiertos, pero es sólo el graznido de un cuervo que pasa volando por el jardín.

*Ni siquiera es necesario que señale lo espléndido que encuentro a un docto erudito en literatura. Puede ser de aspecto insignificante, y por supuesto es de bajo rango; pero todos lo que lo ven lo consideran una figura impresionante. Como tutor imperial, se lo consulta sobre todo tipo de temas especiales, y es libre de intimar con los más eminentes miembros de la familia imperial. Si compone una de sus plegarias por el Emperador o la introducción de algún poema, se convierte en objeto de elogio universal.

*Un hombre recita sus poemas (no particularmente buenos) y nos cuenta sobre los elogios que ha recibido –muy embarazoso.

***


Sei Shōnagon, dibujo de Kikuchi Yōsai.
***Sei Shōnagon  (c. 968 - entre 1000 y 10251), fue una escritora japonesa que vivió en el siglo X, durante la Era Heian, conocida por su diario Makura no Sōshi o El libro de la almohada.

domingo, 26 de junio de 2016

Trazos de la memoria




Memoria

Luljeta Lleshanaku

No hay profecía sino memoria
lo que ocurra mañana
ha ocurrido hace mil años
del mismo modo, con el mismo final;
y mi vieja memoria
dice que tu falsa memoria
es la historia de un pájaro de brillante plumaje
convertido en un cuervo en la cima de una montaña de mármol.
La misma mujer estará allí
en el mismo camino de la reencarnación
su jaula de cabello negro
su corazón generoso y amargo
como un ánfora llena de serpientes.
No hay profecía, las cosas ocurren
como lo hicieron antes;
la muerte te encuentra en la misma cama
solo y sin pena, sin sombra
como los árboles húmedos por la noche.
No hay destino, sólo leyes y biología;
la trucha chapotea en el agua
los pinos respiran en las montañas.



*** Luljeta Lleshanaku, (1968) poeta albana.

Tenemos memoria




21 meses que nos hacen falta,
21 meses que sus madres y sus padres hemos recorrido el país y el mundo buscándolos,
21 meses que sus butacas están vacías,
21 meses que a sus compañeros, amigos, hermanos primos, sobrinos les hacen falta.
21 meses que hemos buscado por todos lados
21 meses de resistencia
21 meses que no nos hemos rendido
21 meses que gritamos:


"VIVOS SE LOS LLEVARON, VIVOS LOS QUEREMOS"



***Hoy se cumplen 21 meses de la desaparición de los estudiantes de la Escuela Rural Isidro Burgos de Ayotzinapa, Guerrero; también hoy, se cumple una semana de la masacre perpetrada contra los habitantes de Nochixtlán, Oaxaca; ambos hechos, son un ataque a la educación libre y laica. 

jueves, 23 de junio de 2016

De amor y muerte



El siguiente capítulo habla de amor…

En la guerra, lo único personal es el amor. Lo demás es común, incluida la muerte.

¿Qué me sorprendió? Pues que del amor ellas hablan con menos franquea que de la muerte. Me doy cuenta de que no lo dicen todo, como si intentaran protegerse, cada vez surge un límite donde se detienen. Vigilantes, defienden ese límite. Entre ellas existe una especie de acuerdo secreto: más allá está el espacio de lo prohibido. Se baja el telón. ¿De qué se defienden? Está claro: de las calumnias y las ofensas de la posguerra. ¡Lo que les tocó sufrir!...Después de la guerra tuvieron que luchar en otra guerra, no menos terrible que aquella que habían dejado atrás. Si alguna de ellas se atrevía a ser franca más allá del límite, si a alguna se le escapaba una confesión desesperada, a ello le seguía siempre una petición: <<Oculte mi apellido>>, o bien <<En aquel tiempo, de eso no se hablaba en voz alta…Se consideraba obsceno…>>. Escuché de lo más romántico a lo más trágico.
[…]


<<Mi primer beso…

>>El subteniente Nikolái Bielojvóstik…Ay, me he puesto roja, y eso a pesar de que estoy hecha una abuelita. Entonces era muy joven. Muy joven. Creía que…A nadie, ni siquiera a mi mejor amiga, le confesé que estaba locamente enamorada. Locamente. Era mi primer amor… ¡O tal vez el único! ¿Quién sabe?...Yo creía: “Nadie de la unidad sospecha nada.” ¡Antes nadie me había gustado tanto! Si alguno me gustaba no era lo mismo, era menos. Y él… Hacía mis cosas y pensaba en él constantemente, a cada minuto. Ese…Ese era amor verdadero. Lo sentía. Todos los síntomas…Ve, ya me he vuelto a poner roja como un tomate…

>>En su entierro…Yacía sobre una capa militar de lona, le acababan de matar. Nos encontrábamos bajo el fuego alemán. Había que enterrarlo de prisa…En ese mismo momento…Vimos unos abedules añejos, elegimos uno, estaba más allá de un roble grande. El abedul más alto. Allí…Traté de recordar los detalles para después poder regresar y localizar su tumba. Cerca había una aldea, la carretera se bifurcaba… ¿Sería posible acordarme? ¿Cómo lo lograría sien ese mismo momento estaba viendo que uno de los abedules comenzaba a arder?... ¿Cómo? Había llegado la hora de despedirnos de él…Me dijeron “¡Tu primera!” El corazón me dio un salto, comprendí… que… todos sabían de mis sentimientos. Todos lo sabían…Tuve un pensamiento fugaz: ¿tal vez él también lo sabía? Allí estaba…Dentro de nada le bajarían al foso…Le cubrirían de arena…Pero me alegró enormemente pensar que tal vez él lo sabía. ¿Y yo le había gustado? Como si todavía estuviera entre los vivos y pudiera responderme… Me acordé de que en Nochevieja me había regalado una chocolatina alemana. Tardé más de un mes en comérmela, la guardaba en un bolsillo.

>>Toda mi vida he vivido con ese recuerdo… Aquel instante… Las bombas caían…Él…tendido sobre aquella capa militar… Ese momento… Y yo tan alegre… sonreía para mis adentros. Parecía una chiflada. Me alegraba porque él, quizá, sabía mi amor…

>>Me acerqué y le besé. Antes no había besado a ningún hombre…Era mi primera vez…>>

Liubov Mijáilnovna Grozd,
técnica sanitaria.


<<Quiero hablar de…Quiero decir que en la guerra viví una experiencia emocional muy bella. No existen palabras capaces de transmitir la admiración con la que nos trataban los hombres. Dormíamos en la misma covacha, compartíamos los lechos, salíamos juntos a las misiones y, cuando tenía frío, cuando estaba tan helada que sentía que me congelaba el bazo, que se me congelaba la lengua, y que un poco más me desmayaba, yo decía: “Misha, por favor desabróchate la pelliza, caliéntame.” Él lo hacía: “¿Qué, estás mejor?” “Si.”

>>Nunca más he vuelto a vivir nada igual. Cuando la Patria corría peligro, no se debía de pensar en ciertas cosas personales.
>>__Pero ¿había amor?
>>__Si, lo había. Lo vi muchas veces… Discúlpeme, a lo mejor me equivoco y lo que pienso no es lo más normal. En el fondo de mi alma yo lo reprobaba, seguramente no era el momento más adecuado para el amor. Nos rodeaba el mal. El odio. Me parece que muchos compartían mi opinión…
>>__ ¿Cómo era usted antes de la guerra?
>>__ Me gustaba cantar. Me gustaba reír. Quería ser piloto. En cuanto al amor… ¡Ni pensarlo! No era lo más importante para mí. Lo primordial era la Patria. Ahora pienso que éramos unos ingenuos…>>

Elena Víktorovna Klenóvskaia,
guerrillera.


<<Una vez, después de un concierto…Fue en un hospital de evacuación muy grande… Se me acercó el médico en jefe y me pidió: “Tenemos un paciente muy grave, es un tanquista, está en una habitación individual. Prácticamente no reacciona ante nada, tal vez le ayude su canción.” Fui a la habitación. Toda mi vida recordaré a ese hombre que había salido de milagro de su tanque en llamas. Las quemaduras le cubrían todo el cuerpo. Estaba tendido en una cama, inmóvil, su rostro sin ojos era completamente negro. Sentí un nudo en la garganta, me costó unos minutos dominarme. Luego comencé a cantar en voz baja…Vi de pronto que el rostro del herido se movía ligeramente. Susurró algo. Me incliné y escuché: “Cante más…” Canté más y más, todo mi repertorio, hasta que el médico me dijo: “Creo que se ha dormido…”>>

Lilia Aleksandróvskaia,

artista.

***Tomado de: Alexiévich, Svetlana, La guerra no tiene rostro de mujer. Editorial Debate. Fragmento tomado del Capítulo: “Una mirada, una sola” pp: 261-286, México, 2015.










Templarios: Del origen a la hoguera




Europa, en a finales del siglo XI, estaba enfrascada en la anarquía. La violencia, el despojo, los asaltos, eran situaciones cotidianas para ellos.  Como respuesta a ésta situación, muchos caballeros decidieron unirse para defender sus propiedad y territorios; algunos incluso, cobraban por dar seguridad a los grandes señores feudales de la época. Así, muchos hombres se hicieron a esta forma de vida y sus prácticas. La tecnología en armamento creció mucho tratando de solventar las necesidades no sólo de los caballeros sino de la infantería. Los muchachos crecían mientras se les reforzaba la idea de defender y combatir; así, aprendían el uso de las armas desde el momento en que podían cargarlas.


Fue, en ese contexto, en el que surgió la Orden del Temple a principios del siglo XII; el objetivo era claro, salvaguardar la tumba de Cristo y proteger a los peregrinos. Conforme pasó el tiempo, sus tareas fueron creciendo, así como su fama y su fortuna. A lo largo de sus dos siglos de vida, lograron juntar un inmenso patrimonio, tanto en Europa como en Tierra Santa. Por supuesto, ese patrimonio se enlazó con un su inmenso poder y gloria. La caída estrepitosa de la Orden, que la condujo a su desaparición, en muy poco tiempo, es sumamente compleja y, como tal, no obedece a una sola causa.

El libro Templarios. Del origen de las cruzadas al final de la Orden del Temple, está planteado desde una perspectiva realista y bien documentada de los sucesos históricos  el auge de la orden religiosa y militar más importante, tanto en occidente como en oriente medio. El libro nos ayuda a comprender su funcionamiento dentro de la Edad Media, su cotidianidad, sus hábitos, creencias y costumbres; nos lleva de la mano hacia el esplendor y poderío sin precedentes y nos conduce, también a su decadencia, mostrándonos las múltiples causas que cayeron como piezas de dominó hasta llegar al punto de ser exterminados en la hoguera.

Mapa de las cruzadas

Templarios, es un libro sumamente interesante, pues nos habla de todas las cruzadas, incluida la de territorios hispánicos y Portugal; además, y aquí resalto su valor como libro con un valor añadido y mucho más objetivo que otros, no sólo nos muestra la perspectiva occidental sino la de los musulmanes. Cómo fue la relación entre el pueblo musulmán y el cristiano que compartían los lugares santos a lo largo de dos siglos y cuáles fueron los motivos para las alianzas y enemistades en momentos específicos. Podemos ver las aristas políticas, las batallas emblemáticas de Los Templarios, sus sacrificios, su imagen de héroes y también de asesinos; por supuesto, sus preciadas reliquias las cuales atesoraron más que a la vida hasta el fin de la Orden; nos enteramos de quienes se quedaron con sus riquezas, incluso en porcentajes.  Por supuesto, era imposible que no se tocara el punto de cómo surgió su leyenda. Por si esto fuera poco, tiene unos apéndices sumamente interesantes en donde nos muestra los árboles genealógicos de los reyes cristianos de oriente y un listado de lugares del Temple que sobreviven en España hasta nuestros días y que pueden ser visitados.



Templarios. Del origen de las cruzadas al final de la Orden del Temple, cuenta la historia de unos hombres que hicieron de la guerra y los rezos su forma de vida. Hombres admirados, respetados, temidos, envidiados, ambiciosos, que fueron capaces de relacionarse con las figuras políticas, religiosas y nobiliarias más importantes de su tiempo, esto los fortaleció, sin duda, pero también jugó un papel  muy importante en su caída al precipicio pues, al estar cerca del ambiente cortesano, y mostrar sus riquezas, no pudieron evitar ser envueltos en chismes y calumnias, las cuales sentaron las bases para que, los que una vez fueran muy queridos, fueran vistos como envidiados y despertara la codicia de un rey, quien paradójicamente recibió mucho apoyo de ellos,  que fraguó todo para que los caballeros templarios fueran repudiados y perseguidos hasta la muerte. Actualmente su legado está entre la realidad y la leyenda pero éste libro, nos permite ver un escenario más grande, más rico y objetivo; en el que los expertos en la Edad Media, responden las preguntas principales que nos hemos hecho sobre esta Orden militar y religiosa que nos ha despertado la curiosidad durante tanto tiempo.




Ficha histórica:

La Orden de los Pobres Caballeros de Cristo y del Templo de Salomón, fue y es conocido como la Orden del Temple; y sus miembros, como caballeros templarios. El Temple fue una de las más poderosas órdenes militares cristianas de la Edad Media tanto el mundo occidental como en el oriente medio. Fue fundada en 1118 o 1119 (las fechas varían) y se mantuvo activa durante los siguientes dos siglos, en donde fue creciendo, tanto en propiedades, territorios, dinero y reconocimiento; y volviéndose cada vez más poderosa. La Orden fue fundada por nueve caballeros franceses, tras el fin de la primera cruzada, y su líder fue Hugo de Payns. Su propósito original era proteger las vidas de los cristianos que peregrinaban a Jerusalén tras su conquista. Los Templarios fueron reconocidos por el patriarca latino de Jerusalén Garmond de Picquigny, que le impuso como regla religiosa, la de la Orden Agustina del Santo Sepulcro.

La Iglesia católica, por su parte, aprobó oficialmente a la Orden en el año 1129, en la celebración del Concilio de Troyes. Una vez respaldado, los Templarios crecieron rápidamente en tamaño y poder. Para distinguirse, eligieron un manto blanco con una cruz roja. Militarmente, se encontraban entre las unidades mejor entrenadas de su tiempo. Es importante mencionar que no todos sus miembros combatían, los que no lo hacían, se encargaron de gestionar la estructura económica, cada vez más compleja y demandante de atención. El poder del Temple, llegó a ser tal que, crearon nuevas técnicas en el mercado financiero, las cuales siguen siendo la base de la banca actual. La orden, además, edificó una serie de fortificaciones y creó innovaciones en el campo de la agricultura y la ganadería por todo el Mediterráneo y Tierra Santa.

El poder y crecimiento de los templarios se vincula estrechamente a las Cruzadas. La pérdida de Tierra Santa, dos siglos después, derivó la caída y desaparición de los apoyos a la orden. Además, los rumores generados en torno a la secreta ceremonia de iniciación de los templarios crearon una gran desconfianza. Felipe IV de Francia, fuertemente endeudado con la orden y atemorizado por su creciente poder, comenzó a presionar al papa Clemente V con el objeto de que tomara medidas contra sus integrantes. En 1307, un gran número de templarios fueron apresados, inducidos a confesar bajo tortura y quemados en la hoguera. En 1312, Clemente V cedió a las presiones de Felipe IV y disolvió la orden. Tanto Felipe IV como Clemente V, no sobrevivieron ni un año a la terrible persecución y erradicación de la Orden del Temple; esto, dio lugar a especulaciones y leyendas e han mantenido vivo hasta nuestros días el nombre y el de los caballeros templarios.



***

***History. Templarios. Del origen de las cruzadas al final de la Orden del Temple. Plaza&Janés,  Colección Historia, 2015


***Gracias a Random House España, a la Editorial Plaza&Janés y a History Channel España por haberme enviado el libro. 









miércoles, 22 de junio de 2016

La república del borramiento


[Patria]

Rodrigo Castillo


Estoy frente de un bar en la república del borramiento. Estoy a las afueras de la república del borramiento en la espera del día final. Frente al bar hay letras que comienzan a desvanecerme. Estoy a las afueras de la república que se desvanece. Frente al bar a los cuatro puntos cardinales veo los colores sobre la roca. Nuevo ismo. Estoy frente a los eslogans del lenguaje limitado. A las afueras de la república del borramiento. A las afueras de los contornos de los colores del pri-ísmo. Estoy a las afueras de un bar en la república mexicana después de un combate de boxeo. En la república del desvanecimiento. Frente a los colores y uniformes: los soldados. Estoy a las afueras de la república mexicana sosteniéndome de la pared bajo la lluvia. En las afueras de los círculos de colores de una estética politizada. Estoy en la república mexicana que se borra en círculos de colores antes de poder tocarlos. Antes de tocarlos en el borramiento del mapa de la república del borramiento. A las afueras de los círculos rellenados con verdes y rojos. Estoy afuera de un bar en un punto equis de la república mexicana. Equis ciudad de la república mexicana y veo los círculos apabullantes de los caudillos en la república del borramiento. Antes de tocarlos veo los contornos inmensos de los colores metidos en los círculos de la república del borramiento. Del desvanecimiento, del país de los círculos masificados. Estoy a las afueras de un bar mojándome bajo la lluvia que me desvanece. Frente a los círculos del priismo sin tener movimiento. A las afueras de la república del borramiento y del olvido y lo llamado Patria. Estoy en un círculo del que no puedo sacar mi cabeza. A las afueras del círculo atrapado en su no-lenguaje. Estoy a las afueras de mi propio pie variable sacudiendo la cabeza. A las afueras en una ciudad donde veo círculos que vendrán a formar parte del discurso. A las afueras todo puede decirse. Es Patria puede decirse Es Nación puede decirse Es Historia puede decirse Pie variable que rompe en escalones Nuestros registros. A las afueras de un bar sosteniéndome de la pared bajo la lluvia en el país del borramiento. Estoy a las afueras de un discurso-nación coloreado con tres colores. A las afueras de un bar donde los círculos me borran donde los contornos me borran dónde los diámetros no calculados me borra donde la inmensa pared que lo sostiene me desvanece en un bar a las afueras en una ciudad del país del borramiento en el lugar geométrico de los puntos del plano se alejan del centro donde los círculos y su no circunferencia me borran y nos borran y nos desvanecen. Hay un discurso-nación sin radio donde puntos equidistantes de su propio centro porque no existen donde me borro y me borran donde me desvanezco.

***

Rodrigo Castillo (Ciudad de México, 1982). Coordinador de colección y consejero editorial de Ediciones El Billar de Lucrecia Poesía Latinoamericana; jefe de redacción para la revista Tierra Adentro; obtuvo el Premio Nacional de Poesía Joven "Jaime Reyes", UACM, 2006. Ha hecho traducciones del portugués al español de Haroldo de Campos, Ferreira Gullar y Camila do Valle.

martes, 21 de junio de 2016

Para Nochixtlán



Para la gente de Asunción Nochixtlán, Nuanduco, que en mixe significa "lugar de la grana cochinilla":

Es cobarde quien ataca
a la sociedad civil,
no importa si es uno o mil
como sucedió en Oaxaca.
Se ha destapado la cloaca
de este gobierno asesino:
seis cruces en el camino
son el saldo del ultraje,
mi verso es un homenaje
para Anselmo Cruz Aquino.
No importa dónde te pares:
Tehuantepec, Juchitán,
Pueblo Nuevo o Nochixtlán,
hay policía y militares.
Pregunta Benito Juárez
la causa de tanto estrago
en su tierra y del mal trago
que es ver a Oaxaca herida,
este verso es por la vida
de Óscar Nicolás Santiago.
Y otra vez el mismo cuento:
la violencia es su decálogo,
en vez de plantear un diálogo
prefieren el argumento
de la pólvora en el viento,
los heridos, los retenes,
y el olivo de tus sienes
se hace corona de espinas
¡Oh, Patria! cuando asesinas
a tu hijo Yalid Jiménez.
Sanabria Aguilar Andrés,
hoy paso lista en tu nombre
para que el suelo se alfombre
de flores bajo tus pies.
La tierra más fértil es,
tu sueño no está caduco:
orquídeas, lirios, bejuco,
girasoles y azucenas
renacerán de las venas
de los hijos de Nuanduco.
¡La historia sabrá quién fue!
¡Quien profanó su terruño!
Los nombres de Aurelio Nuño
de Chong y Gabino Cué
se condenarán porque
tienen manchadas las manos
con sangre de sus hermanos
y en el momento propicio
habrá de hacerles un juicio
todo el pueblo mexicano.
Va a recordar esta fecha
el México del futuro
como el momento seguro
que nos prendieron la mecha.
Rebasó una línea estrecha
la represión policiaca
hallará, quien nos ataca,
-Bocanegra lo predijo-
un soldado en cada hijo
para defender Oaxaca.


***décimas por Frino AB
‪#‎Nochixtlan ‪#‎Nanduco ‪#‎CNTE ‪#‎Oaxaca

Carta Pública



Ayer David Huerta y Verónica Murguía convocaron a la firma de una carta pública pidiendo diálogo y revisión seria de la reforma educativa.


Queremos #Paz. Entiendo que es algo que todos queremos Podemos y tenemos el derecho de levantar la voz a favor de la paz. #magisterio, #Oaxaca, #Nochixtlán, #Diálogo, #México, #fuerzaOaxaca, #Noalaviolencia.

Si decides firmar, copia y pega la carta en tu muro. No olvides añadir tu nombre al final, seguido de tu oficio o profesión y compártelo en tus redes sociales.

CARTA PÚBLICA:

Enrique Peña Nieto, presidente de la República;
Aurelio Nuño Mayer, secretario de Educación Pública;
Miguel Ángel Osorio Chong, secretario de Gobernación:

Lo ocurrido el domingo 19 de junio de 2016 en Oaxaca puso ante los mexicanos un límite que nunca debimos rebasar. Es necesario corregir el rumbo y buscar por todos los medios legítimos y pacíficos la solución del actual conflicto entre los maestros y el gobierno.

Pedimos que de inmediato cese la violencia. Pedimos a los más altos funcionarios gubernamentales y a los maestros que se sienten a dialogar públicamente. Pedimos que se emprenda una revisión seria y rigurosa de la reforma educativa.

Firman:
David Huerta (Premio Nacional 2015), Hugo Hiriart (Premio Nacional 2009), Juan Villoro (miembro de El Colegio Nacional), Verónica Murguía (escritora), Pablo Ortiz Monasterio (fotógrafo), Óscar Alzaga (abogado), Lázaro Tello Pedró (estudiante universitario), Xaidé Esquivel Flores (estudiante universitaria de maestría), Ulises Bravo (profesor universitario), Miguel Napoleón Estrada (trabajador universitario), Adriana González Mateos (profesora universitaria), Clara Rojas (divulgación de la ciencia), Francisco Hinojosa (escritor), Marco Antonio Huerta (escritor y traductor), Ana Romero (escritora), Grecia Monroy (profesora universitaria), Ishtar Cardona (profesora universitaria), Marcos Límenes (artista visual), Carlos Ulises Mata (trabajador de la Universidad de Guanajuato), María Cristina Vargas (IBBY), Fabricio Vanden Broeck (ilustrador y editor), Francisco Torres Córdova (escritor), Sonia Zenteno (editora), Libia Brenda Castro (editora), Lorena Uribe Bracho (investigadora universitaria), Kundalini Muñoz (profesora en la UNAM), Miranda Quijano (editora y postproductora), Carlos María Domínguez (escritor uruguayo), Juan Pascoe (impresor), Elisa Corona Aguilar (escritora), Gabriela Damián Miravete (escritora), Felipe Vázquez (crítico literario), Alicia García Bergua (poeta), Lucía Uribe Bracho (actriz), Bernardo Fernández BEF (artista plástico y escritor), Valentina Quaresma (estudiante universitaria de maestría), Gabriela Silva (estudiante universitaria de maestría), Luis Vicente de Aguinaga (poeta), Elia García (editora), Eduardo Hurtado (poeta), Marco Noguez (profesor universitario), Verónica Flores (agente literaria), Horacio Ortiz (escritor), Ernesto Méndez (fotógrafo), Norohella Huerta (lingüista), Rafael Ramírez Priego (arquitecto), Lucrecia Orensanz (Círculo de Traductores), Alicia Pastrana (profesora universitaria), Miguel Álvarez de la Peza (historiador), Noel René Cisneros (escritor), Antonio Malpica (escritor), Jezreel Salazar (profesor universitario), Claudia Canales (historiadora), Carlos Campillo (doctor en medicina), Arnoldo Kraus (escritor y médico), Jorge F. Hernández (escritor), Ana Soler (bióloga), María José Rodilla (profesora universitaria), Alejandro Magallanes (artista plástico), Juan José Reyes (escritor), Cristina Rivera Garza (escritora), Naief Yehya (escritor), Martha Elena Lucero (editora), Emiliano Delgadillo (estudiante de maestría), Benito Taibo (escritor), Laura Lecuona (editora y traductora), Ricardo Peláez (artista plástico), Eduardo Clavé (editor), Alisma de León (escritora), Luis Alberto Arellano (poeta), Pablo Soler Frost (escritor), Luis Mario Moncada (dramaturgo), Daniela Arroio (actriz), Bertha Hiriart (dramaturga), Claudia Ramírez (actriz), Emiliano Monge (escritor), Antonio Ortuño (escritor), Julián Herbert (escritor),  Malva Flores (poeta), Claudia Constantino (periodista),Darío Carrillo (profesor), Ignacio Ruiz-Pérez (profesor y escritor), Sandra Lorenzano (escritora), Xóchitl Salinas Martínez (editora, escritora).




***


En Xalapa: La Normal Veracruzana se convierte en centro de acopio de medicinas y material de curación a partir de HOY martes 21 de junio, desde las 8 am. El material recolectado será enviado a la brevedad posible a la ciudad de Oaxaca. Se agradece la circulación de esta información y, de antemano, su solidaridad.